Mi primo Alfonso – 2da parte

IMG-20140413-WA0009Quizá no logre recordar muchas de las cosas que nos dijeron esa noche, lo que si recuerdo es que nos daban a entender que un tatuaje sólo lo llevan los delincuentes o criminales, que era una marca que jamás borraría de mi piel y que podría hasta ser rechazado de los trabajos por tenerlo. Mi primo estaba sorprendido con todo lo que nos decían, especialmente porque a mi me llamaron “irresponsable” por haber llevado a mi primo menor a hacer “semejante insensatez” y que cuando él vuelva a los Estados Unidos, su madre se enfadaría con mi tío y mi abuela porque ellos eran los responsables de sus actos.

No quisimos seguir ahí así que sutilmente nos escapamos, mi primo me dijo que quería ir a un lugar donde nadie nos moleste y olvidar todo lo que nos habían dicho. “Vamos a Barranco primo, al malecón a mirar el mar y charla” – le dije con muchas ganas de querer perder esa sensación de culpabilidad que la familia me había dejado. Una vez sentados mirando el mar y tomando unas cervezas, mi primo me dijo muchas cosas. Me dijo que él no había sido tan feliz en su vida como en esos días que había pasado en Lima, que no se había sentido tan querido ni tan “en familia” como aquella vez, que la vida es mucho mas tranquila en Lima que en su ciudad y que intentaría volver para vivir en Lima. Me abrazó y se puso a llorar. Me sorprendió, me ablandó el corazón y lo abracé diciéndole que él era siempre bienvenido porque era parte de la familia.

Esa noche bebimos, bebimos mas de lo debido y hablamos, hablamos de nuestros tatuajes y que, a pesar de todo lo que nos dijeron en casa, nosotros habíamos encontrado nuestra libertad. Hicimos la promesa de llevar siempre el tatuaje con orgullo, porque representaba a ese gran día, a ese momento mágico, a todas esas palabras que nos dijeron y a la sangre que llevábamos dentro “Somos familia primo” – me dijo entre su pobre español y el alcohol. “Brindo por todos estos días en Lima, por la gran familia que tengo y por volvernos a ver pronto

Alfonso tomó la plantilla de su tatuaje que nos dieron esa tarde y decidió escribirme unas palabras en la parte de atrás – “Toma primo, quiero que siempre recuerdes estas palabras” – me dijo – enseguida yo hice lo mismo con mi trozo de papel, le dedique unas palabras y le entregué la plantilla de mi tatuaje. “Nos volveremos a ver primo, te lo prometo, a lo mejor yo termino viviendo en Los Estados Unidos” – Le dije.

Unos días después mi primo volvió a los Ángeles, donde vivía con su madre y su padrastro y mi tío volvió a New Jersey donde trabajaba. Alfonso no era una persona de escribir ni hablar mucho, por eso perdimos el contacto unos meses, alguna vez yo lo llamaba a su casa y su madre siempre me decía que no estaba, que siempre estaba en la calle. Un día me atreví a preguntarle que le parecía lo del tatuaje y me dijo que le había gustado mucho aunque esperaba que no se llene de tatuajes por todo el cuerpo. En alguna ocasión logré hablar con Alfonso y me dijo que se iría a vivir con su Papá a New Jersey y yo le dije que pensaba pedir mi visa e ir a intentar trabajar en Estados Unidos unos meses y que a lo mejor me podía ir vivir con mi tío también, le alegró mucho la idea de volvernos a ver, así que finalmente conseguí mi Visa a los Estados Unidos.

Organicé todo mi viaje a New Jersey, mi tío y Alfonso me recibirían ahí y posiblemente trabajaría en el mismo lugar que mi primo, todo lo estudié con mucha calma, quería viajar a practicar mi Inglés, estar con mi primo y ganar algo de dinero por una temporada. Pero, como siempre hay un pero, al llegar allá las cosas fueron diferentes. Mi tío me contó que Alfonso se tuvo que ir a Los Ángeles con su madre por unos días para que le revisaran un pequeño bulto que le había salido en la garganta y que no sabía cuando regresaría. Yo comprendí la situación pero estaba algo enfadado porque Alfonso nunca me comentó nada, aun sabiendo que yo llegaría a pasar una temporada con ellos. Intenté llamarlo a Los Ángeles pero nada, no me contestó el teléfono. Mi tío hizo lo posible por conseguirme un trabajo pero nada, las cosas no fueron como lo pensé, así que tomé mis cosas y decidí hacer una ruta en bus desde New Jersey hasta Miami, parando en diferentes ciudades para ir conociendo.

Ya en Miami, en casa de una de mis primas, llamé nuevamente a Alfonso y finalmente me contestó. Le dije que estaba enfadado con él porque se había ido justo un día antes de mi llegada y que no me había comentado el porqué. El solo dijo que estaba cansado de vivir en New Jersey y que no le gustaba el trabajo que hacía y por eso regresó con su madre. Nuevamente le dije que no me parecía justo que yo haya planeado todo este viaje para estar con él y que al final yo tenía que cambiar todo para conseguir un trabajo y estar los meses que había decido estar. Él simplemente me dijo que si quería vaya a Los Ángeles pero yo solo le dije “Lo siento primo, yo me quedaré en Miami, si tu puedes ven aquí que yo ya hice un viaje bastante largo y no estabas en el lugar que acordamos” . La conversación terminó ahí, nos despedimos y durante todos los meses que estuve en Miami no volvimos a hablar.

Mi retorno a Lima fue bueno, había trabajado por 9 meses, ahorrado y tenía muchas ganas de terminar mis estudios para realmente trabajar en algo que me haga sentir mejor, en Miami había trabajado en un Mc Donalds y me di cuenta que el freír hamburguesas era algo que no quería hacer toda mi vida, así que retomé mis estudios en la Universidad.

Lamentablemente la vida no es siempre color de rosa, una tarde, al volver de clases, me senté a comer con mi hermano y mi madre, ellos me miraban algo extraños, esperaron a que termine de comer y mi madre me dijo “Hijo, ha habido un pequeño accidente con tu primo Alfonso, no te pongas nervioso porque aun no sabemos mucho más” – yo me quedé sorprendido con lo que me dijo – enseguida mi hermano la interrumpió y dijo “No mamá, seamos claros, no podemos mentir en estas noticias. Juan, el primo Alfonso ha fallecido

Recuerdo ese momento, respiré, me quedé tranquilo y se me vino muchas cosas a la cabeza, mi hermano y mi madre me hablaban, me decían que sabían lo mucho que quería a mi primo y el buen tiempo que pasamos juntos, intentaban mejorar la situación. Obviamente pregunté que había pasado y ellos no tenía claro cómo había sido todo. Me levanté de la mesa, les agradecí por contarme la noticia y subí a mi habitación. Busque mi caja donde guardo algunos recuerdos y busque el papel que mi primo me había entregado, la imagen de su tatuaje y sus palabras dedicadas a mi.

Salí de casa y me fui al mismo lugar donde nos habíamos hecho los tatuajes, pedí que me hicieran el tatuaje del papel y mientras lo hacían yo empecé a llorar, imagino que pensaban que me dolía las agujas pero no imaginaban porque lloraba. Cuando terminaron, me fui al mismo lugar donde habíamos bebido y hablado, mirando el mar, lloré nuevamente y me sentía frustrado por no poder haber hablado con él, por no poder decirle que ya no estaba enfadado con él, por no poder hacer nada para que el tiempo vaya hacia atrás y yo ir a Los Ángeles a vivir con él y verlo nuevamente. Si, me quedé muy dolido por muchas cosas.

Fui a casa de mi abuela donde todos estaban reunidos, todos muy tristes me vieron entrar, miraron mi pierna y lo que me había tatuado, no dijeron nada, solo mi abuela me abrazó y se puso a llorar. Mucha gente me pregunta ¿porqué tienes esos tatuajes?, ¿porqué decidiste hacerte esos tatuajes? – yo siempre respondo que detrás de esos tatuajes hay una historia maravillosa, un porqué, un motivo que  nunca imaginarían y que yo jamás olvidaré.

Las historias no deben de terminar en un momento triste, por eso tengo que decir que llevo orgulloso mi Tumi tatuado en la pierna, representa a mi Perú pero además representa lo que mi primo siempre quiso mostrar: “el cariño a su familia en Perú” y él quería llevarlo siempre consigo. “WE ARE TOGETHER LIFE AND DEATH” – (“Estámos juntos en la vida y en la muerte“), es una parte de lo que escribió para mí, pero también escribió un mensaje pata todos: “Nunca olvidaré a la familia en Perú“. Yo nunca lo olvido, mi primo siempre está conmigo.

 

IMG-20140413-WA0012

Anuncios

2 comentarios en “Mi primo Alfonso – 2da parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s